Padres

EL PAPEL DE LOS PADRES EN EL ACOSO ESCOLAR – BULLYING

OLVIDEMOS LA CONCEPCIÓN DE CUESTIONAR NUESTRA TAREA DE PADRES

Tanto si nuestro hijo es una víctima de acoso escolar como si es el acosador, en principio no debemos cuestionarnos nuestra tarea como padres, no. Las dinámicas entre niños surgen por motivos muy dispares. Por lo general, siempre tendemos a autoculparnos y a pensar que es nuestra responsabilidad, que las dificultades de hijo se deben a una mala praxis como padres.

¿Qué hago si mi hijo es un acosador?

Lo primero de todo, una vez que nos notifiquen desde el Colegio el rol de nuestro hijo acosador, será ser objetivos y analizar la situación. Es muy frecuente que los padres traten de disculpar las conductas de sus hijos, de no creer lo que el Colegio les cuenta, disculparlos, incluso minimizar la situación con la clásica expresión: “son cosas de niños”.  Muy probablemente, el Colegio no está lanzando una acusación fortuita sobre su hijo ni tampoco desea machar a su estudiante, no. Lo más normal es que el Colegio esté cumpliendo con una doble misión (o al menos así debería hacerlo):

  • Proteger al estudiante víctima de acoso escolar.
  • Ayudar al estudiante agresor (y para ello una de las primeras acciones es notificar la situación a las familias).

No debemos enfrentarnos a la familia del niño que es víctima de acoso escolar. Ese niño lo está pasando mal. Sus padres también. Traten de ponerse en su lugar. Nadie quiere hundir a su hijo, tan solo pretenden hacer que su hijo deje de pasarlo mal, y para ello, en las dinámicas de acoso escolar, es preciso señalar responsables.

¿Sirve de algo castigar a mi hijo si es agresor?

Sí… y no. Vamos a matizar. Sin duda alguna, es precisa alguna consecuencia reeducativa. El niño debe comprender que está haciendo algo que está mal. Pero más que castigar debe corregir y aprender para no volver a hacer. Por ello se antoja imprescindible que su hijo sea evaluado por profesionales, para comprender el por qué de su conducta y poder posteriormente trabajar en ello. Si sólo castiga a su hijo, no cambiará. Empeoraremos la situación, y mucho, ya que el acosador comprenderá que “esto es por su culpa” y tomará represalias en el Colegio. Ya ha sido castigado, no tiene más que perder. Por ello somos partidarios de medidas cautelares transitorias. Si usted tiene experiencia en este tipo de medidas, adelante, si no, contacte con profesionales para que le asesoren. Castigar o imponer consecuencias es una de las acciones más complejas existentes.

¿Qué me ofrecerán si decido contactar con ustedes?

Si decide contactar con nosotros, diseñaremos el plan conductual (sanciones, medidas reeducativas, etc.) y además le ofreceremos una serie de pautas específicas para su familia, para trabajar en casa y con ello reducir la conducta de su hijo agresor. Podremos mediar con el Colegio y con la familia del estudiante acosado. Le asesoraremos en todo lo necesario.

Su hijo está pidiendo ayuda de forma continua si lleva a cabo el rol de acosador.

Aemeás, evaluaremos a su hijo y les propondremos las medidas necesarias para conseguir que no vuelva a ser un agresor.

¿Y si mi hijo es el acosado?

Lo primero de todo será informar al Colegio de inmediato para que se inicien los procedimientos pertinentes.

En segundo lugar, será necesario estudiar la dinámica que está viviendo su hijo así como el grado de afectación que presenta para poder trabajar con él y remediar su situación.

Posteriormente será muy importante trabajar con el Colegio para estudiar qué ha sucedido para que se de una situación como la acontecida y establecer mecanismos y formación al profesorado para que no vuelva a suceder jamás. Como habrá visto en otros apartados de esta Web, este trabajo con el Centro no presenta ningún tipo de coste añadido para usted.